Hacia un futuro más sostenible con movilidad eléctrica

La movilidad eléctrica es la clave para una movilidad más sostenible en todo el mundo. Por eso, Audi se ha fijado el objetivo de ofrecer 30 modelos eléctricos para 2025, 20 de los cuales son autos puramente eléctricos que no producen emisiones de CO₂ localmente en modo eléctrico. Estos modelos ya se encuentran en el Perú: Audi e-tron y Audi e-tron Sportback. Para nosotros, la movilidad eléctrica es el elemento central de un sistema de transporte más sostenible y respetuoso con el clima.

Planta Audi en Bruselas: la primera producción de gran volumen del mundo en el segmento premium, certificada como neutral en CO₂ en equilibrio*

Desde marzo de 2019, en diferentes países se han ofrecido el Audi e-tron como un automóvil puramente eléctrico, además de nuestros híbridos enchufables. Además asumimos la responsabilidad de analizar el tema más allá del vehículo, y con nuestra hoja de ruta de sostenibilidad en toda la empresa, nos hemos fijado el objetivo de lograr que el ciclo de vida completo del vehículo sea neutral en CO₂ en equilibrio *, desde la producción al uso y reciclaje de los modelos Audi.

Como parte del programa ambiental de Audi Misión:Cero, todas las ubicaciones de Audi deben ser neutrales en CO₂ en equilibrio * para 2025. Este ya es el caso hoy en la planta de Bruselas. El uso de energías renovables evitará hasta 40,000 toneladas de emisiones de CO₂ por año. Audi ha estado utilizando electricidad verde en Bruselas desde 2012. En 2013, se agregó el sistema fotovoltaico más grande de la región. En 2017 la planta se expandió. Con un área de 89,000 metros cuadrados, tiene el tamaño de unos 12.5 campos de fútbol y produce electricidad verde que podría abastecer a aproximadamente 1,500 hogares de cuatro personas durante un año. Además, los requisitos de calor de la planta se vuelven neutros en CO₂ en equilibrio * mediante la compra de certificados de biogás. Todas las demás emisiones causadas por combustibles, combustible para calefacción o la combustión de solventes se compensan en el balance a través de los llamados proyectos de crédito de carbono.

*
Para lograr la neutralidad de carbono, se persiguen tres principios. Primero: reducir el CO₂ de manera efectiva y sostenible. Segundo: evitar el CO₂, incluso mediante la conversión del suministro de energía en energía renovable. Tercero: compensar las emisiones de CO₂, especialmente aquellas que actualmente se consideran inevitables, a través de proyectos de protección climática.