Audi_noticias_e-tron_1280x542_090120.jpg

Mission:Zero – Audi contribuye al futuro de la producción sostenible en Neckarsulm

30.06.2021

Mission:Zero – Audi contribuye al futuro de la producción sostenible en Neckarsulm

• El programa medioambiental de la empresa persigue el objetivo de lograr la neutralidad en carbono en todos los centros de producción para 2025.
• El centro de Neckarsulm asume la responsabilidad del medio ambiente con numerosas medidas innovadoras y proyectos emblemáticos.
• Cuatro áreas principales de actividad: descarbonización, uso del agua, eficiencia de los recursos y biodiversidad.
• Entrevista con el Director de la factoría de Neckarsulm Fred Schulze, y con Achim Diehlmann, responsable de protección medioambiental en Audi.

Lima, 30 de julio de 2021.- Como la mayor empresa industrial de la región, el centro de Audi en Neckarsulm se compromete a cumplir con su responsabilidad con la comunidad y la naturaleza. El complejo está implementando numerosas medidas como parte del programa ambiental “Mission:Zero” puesto en marcha en 2018, desempeñando así un importante papel para que la producción de automóviles sea lo más respetuosa posible con el medio ambiente y los recursos, evitando las emisiones de carbono y los residuos. En la planta de Böllinger Höfe, dedicada a la producción de automóviles deportivos, el Audi e-tron GT ya se fabrica con un balance neutro en carbono, gracias al uso exclusivo de energía verde y calor de fuentes renovables. El objetivo es alcanzar la neutralidad de carbono en todos los centros de producción de Audi para 2025.

El cambio climático, el consumo de agua, la escasez de recursos y la pérdida de biodiversidad afectan a todo el mundo y son algunos de los principales retos hoy en día. Comprometida con los términos del Acuerdo de París, Audi trabaja activamente para crear un entorno habitable y un futuro sostenible. La marca de los cuatro aros ha combinado todas las medidas para reducir su huella de carbono en la producción y la logística en su programa medioambiental Mission:Zero.

A través de proyectos innovadores y sostenibles, la factoría de Neckarsulm es un excelente ejemplo en los cuatro campos de actividad de Mission:Zero: descarbonización, uso del agua, eficiencia de los recursos y biodiversidad.

Descarbonización: el camino hacia la producción con un balance neutro en carbono

Audi pretende alcanzar el balance neutro en la fabricación de sus vehículos en sus instalaciones para 2025. Por otro lado, innumerables medidas a lo largo de la cadena de valor están contribuyendo a la visión de AUDI AG de lograr la neutralidad de carbono en toda la empresa para 2050. Böllinger Höfe es la primera factoría de la marca de los cuatro aros en Alemania que fabrica un modelo de Audi totalmente eléctrico, y lo hace de manera respetuosa con el medio ambiente. El Audi e-tron GT es un excelente ejemplo de cómo combinar altas prestaciones y conciencia medioambiental. Audi utiliza biogás para la planta que suministra calor y parte de la electricidad para la producción en Böllinger Höfe, compensando las emisiones que actualmente son inevitables recurriendo a fuentes de energía renovable o el autoabastecimiento mediante créditos de carbono a través de proyectos de compensación certificados.

Todo el emplazamiento de Neckarsulm, incluyendo Audi Sport, utiliza electricidad ecológica desde principios de 2020. Los edificios de la fábrica se optimizan continuamente en cuanto a su eficiencia energética para reducir el consumo de energía. En las cinco sedes de Audi casi 100 personas trabajan a tiempo completo para identificar y explotar nuevos potenciales de ahorro energético en la producción. El resultado fue que en 2020, Audi incluso superó sus objetivos medioambientales ahorrando un total de más de 83.000 megavatios hora de energía en todos sus centros y, al mismo tiempo, emitiendo alrededor de 11.900 toneladas menos de carbono.

Lograr el balance neutro en la producción de automóviles solo es posible si toda la cadena de valor se optimiza desde una perspectiva medioambiental. En la planta de Neckarsulm el aluminio sobrante en el proceso de fabricación ya se devuelve al proveedor desde 2017 como parte del ciclo cerrado para este material, reciclándolo y reprocesándolo para que Audi pueda volver a emplearlo. El uso de aluminio secundario obtenido en este proceso reduce el consumo de energía hasta en un 95% en comparación con el uso de aluminio primario. En la actualidad este ciclo también se utiliza en las plantas de Ingolstadt y Györ (Hungría). Desde su introducción, la marca de los cuatro aros ha conseguido un ahorro de más de 525.000 toneladas de carbono.

Audi también está comprometida con la sostenibilidad en la logística y el tráfico interno, por lo que todos los servicios ferroviarios operados por DB Cargo que transportan vehículos terminados, o material hasta el centro de Neckarsulm son neutros en carbono. Para las operaciones de maniobra en las instalaciones de la fábrica se utilizan camiones con bajas emisiones de NOx, alimentados con gas natural comprimido (GNC) o electricidad. En la estación de servicio de la empresa, los vehículos se repostan con la alternativa baja en carbono R33 BlueDiesel. La infraestructura de recarga para vehículos eléctricos en la factoría, que se abastece de energía verde, sigue creciendo: para 2022 habrá 600 puntos de recarga, incluidas estaciones de carga rápida de acceso público en los aparcamientos para visitantes.

Uso del agua: un ciclo cerrado

Audi quiere mantener su propio consumo de agua lo más bajo posible y, a largo plazo, dejar de utilizar agua potable en la producción de vehículos. La empresa tiene previsto reducir a la mitad su consumo de agua por vehículo fabricado, para pasar de una media de unos 3,75 metros cúbicos en la actualidad a alrededor de 1,75 metros cúbicos en 2035. Para ello, siempre que sea posible se utilizará agua reciclada, que se reutilizará varias veces en el ciclo.

La planta de Neckarsulm tiene previsto implementar un ciclo cerrado de agua entre la fábrica y la planta de tratamiento de aguas residuales operada por AZV Unteres Sulmtal. La viabilidad de este plan se está ensayando en una planta piloto, en la que el agua residual es tratada por Audi con la ayuda de sistemas especiales de filtrado y membranas. Posteriormente, el agua del proceso vuelve a fluir a la planta de tratamiento. En este proceso la calidad del agua se controla constantemente y un laboratorio la analiza cada dos semanas. En 2022 se instalará un nuevo sistema de abastecimiento de agua que cerrará el circuito entre el centro y la planta de tratamiento de aguas residuales a partir de 2025, lo que permitirá reducir el consumo de agua dulce en un 70%.

Eficiencia de los recursos: reducir y evitar

Siempre que es posible, Audi reduce los residuos de los embalajes en sus instalaciones, utilizando soluciones respetuosas con el medio ambiente y separando sistemáticamente los materiales reciclables para que puedan ser reciclados.

El equipo de Mission:Zero “Resource” en Neckarsulm ha declarado la guerra a los residuos de plástico y está desarrollando sus propias ideas innovadoras de reciclaje. Por ejemplo, en colaboración con un fabricante de la región, Audi hace que el material sobrante de láminas de plástico sea transformado en plástico granulado. Con este material se fabrican bolsas de basura que se utilizan en el centro. Este ciclo permite reutilizar unas 15 toneladas de residuos plásticos al año. Un aspecto secundario positivo es que, gracias a este programa de reciclaje, la planta se ahorra un 40% de lo que gasta en bolsas de basura. La logística de Audi ha trabajado con los proveedores para optimizar varios paquetes de componentes, lo que ya ha permitido eliminar casi 31 toneladas de embalajes no reciclables solo en la planta de Neckarsulm. Estas optimizaciones van desde la sustitución de materiales con un alto impacto medioambiental, como la espuma de poliestireno hasta la eliminación total de algunos embalajes.

Un innovador proyecto piloto puesto en marcha en 2019 también triturará los residuos de envases de plástico procedentes del montaje para convertirlos en filamento para impresoras 3D. Las impresoras 3D se utilizarán entonces para crear ayudas de montaje ergonómicas para los empleados, como tapones protectores o ayudas de prensado.

Los nuevos métodos de planificación virtual combinan la digitalización y la sostenibilidad. Por ejemplo, Audi pudo diseñar virtualmente por primera vez parte de los contenedores especiales utilizados para transportar los componentes más delicados del Audi e-tron GT. Esta aplicación de RV, que se puso a prueba en la planta de Neckarsulm, se utiliza ahora en todo el grupo y ayuda a conservar los recursos que antes se utilizaban para los prototipos de contenedores. Además, el Gran Turismo totalmente eléctrico es el primer vehículo de la marca de los cuatro aros que se fabrica completamente sin prototipos. Esto fue posible gracias a los escaneos tridimensionales, los procesos de aprendizaje automático y el uso de la realidad virtual, entre otras cosas. Todos los procesos de ensamblaje se probaron por primera vez de forma virtual, y ahora se están aplicando con éxito durante la fabricación de los modelos de producción. De este modo se ahorran prototipos físicos y también muchos viajes, ya que los métodos virtuales se utilizan ahora en todas las sedes y -no solo en la época de la pandemia del coronavirus- permiten a los empleados trabajar digitalmente y en colaboración en un espacio virtual.

Biodiversidad – hábitats para plantas e insectos

Audi es miembro de la iniciativa “Biodiversidad en buena compañía” desde hace seis años y se compromete a conservar la diversidad biológica en todos sus emplazamientos. Esto incluye espacios naturales abiertos, fachadas verdes o biotopos de humedales. Como parte del programa “Década de la Biodiversidad de la ONU”, la empresa también participa en la conservación de la naturaleza más allá de sus propios límites corporativos. La Fundación Medioambiental Audi, creada en 2009, apoya proyectos medioambientales destinados a preservar la biodiversidad.

Desde 2014, varias colonias de abejas utilizan el complejo de Neckarsulm para producir miel. Cada año se plantan más de 35 especies de flores en antiguas zonas de hierba para proporcionar hábitat y fuentes de alimento a importantes polinizadores y otros insectos. Este año los alumnos de formación profesional en carrocería y fabricación de vehículos construyeron 17 hoteles para insectos y los instalaron en la zona. Las estructuras de madera sirven de refugio a varias especies de insectos. Los alumnos velan por el bienestar de sus huéspedes desde entonces.

En la sección suroeste del complejo de Neckarsulm, Audi también ha construido una torre dedicada a la anidación para las golondrinas. En 2019 se instalaron nuevas cajas de anidación para vencejos en el puente transportador entre dos edificios, y en la chimenea del taller de pintura existe desde 2003 un lugar habilitado para la anidación de halcones peregrinos.